Suculento rumbo

Los placeres de la gastronomía representan uno de los principales atractivos para los viajeros sibaritas que recorren el mundo.

Autor: Revista CG Publicado en: Septiembre 2009

 

logo

Asomarse en los pliegues culturales que rondan las mesas del mundo es una razón tan estimulante que ha desatado el furor por viajes que anteponen el estómago y los bienes culinarios a cualquier otra razón. Compre su boleto para degustar los sabores de destinos que lo dejarán con el corazón contento
Masticar bocados, inhalar aromas y hacer estallar las papilas gustativas de emoción no es sólo el cometido diario de quienes deben calmar urgidas necesidades. Trasladarse a decenas, cientos o miles de kilómetros teniendo como razón destapar atractivas ollas es ya una corriente turística en rotundo ascenso que, ofreciendo experiencias integrales, va más allá de grandes comelonas. Tours operadores, guías, chefs, aficionados del tema y, claro, estómagos dispuestos a disfrutar de banquetes extendidos, abordan rumbos sabiamente pensados para “hacer agua” a muchas bocas culturales.

 Pasajeros: paladares

José Duarte, chef peruano propietario Taranta, el primer restaurante ecológico de Boston, Estados Unidos, comanda desde marzo de 2009 los Gourmet Adventure, peregrinajes que ponen la lupa en la mesa peruana. Desempolvado una propuesta nunca concretada que acarició una década atrás, hace tres años retomó la idea de establecer un programa de viajes gastronómicos. Con nuevos bríos, empalmó sus conocimientos en el área con la experiencia turística de su padre, quien desde Panamá orquesta la empresa Gourmet Consulting Group. La llave lograda hizo que se convirtiera en imagen de circuitos “dirigidos al público en general que sienta interés por el tema”, fanaticada que, como expone, en su primera tanda fue copada por 18 personas oscilantes entre “55 a 70 años. La mitad eran expertos en el área y el otro porcentaje no”.

Sergio Esteva es ingeniero químico de profesión. Junto a Mayra Vidal de Esteva, su esposa y colega, comanda los senderos de Château Travel Services. Con 15 expediciones organizadas hasta la fecha -de las cuales 14 han sido a Francia y una a España-, desde el año 2001 emprende odiseas que tienen como objetivo descubrir el cosmos enogastronómico. Según refiere, este mercado está alimentado por “gente viajada, con paladares educados y amantes del vino que valoran descubrir nuevos horizontes y el lujo sin excesos, las cosas sencillas pero con un toque de calidad y exclusividad. En resumen, es un público sibarita que se toma su tiempo para disfrutar de inolvidables mesas y buena compañía”. Su mira se ajusta a perímetros que fusionan turismo y degustación en los lugares más emblemáticos del planeta como Francia, España, Italia y Perú, mecas culinarias a las que Duarte, en el caso de los intereses enológicos, suma a Chile y Argentina.

La argentina Florencia Mirabelli -licenciada en Ciencias de la Comunicación Social, especializada en Turismo y directora del site Saboraviajes.com-, se ha plegado a estos senderos temáticos. Bajo su óptica, esta pasión errante tiene sus propias directrices en cuanto al perfil del turista gourmet o food turist: “No se alimentan porque se encuentren fuera de su lugar de residencia, sino determinan la elección de su destino tomando únicamente en consideración los aspectos culinarios de lugar”. El entusiasmo principal “es visitar a productores de alimentos, participar en festivales gastronómicos o recorrer restaurantes específicos donde la degustación sólida o líquida se transforma en lo básico. Es una área nueva del Turismo Cultural, ya que la mesa de un país es un modo de interiorizar sus modos de sociabilizar”. Para ella, esta vía temática simplemente se afinca en “captar nuevos nichos”, meta permitida por “la globalización que nos abrió las puertas de la cocina mundial”.

Experto en el mundo de la excelencia, Esteva comenta que la finalidad es “visitar, enseñar y disfrutar de los insuperables estándares de restaurantes galardonados con estrellas Michelin”, guía máxima referencial en cuanto al prestigio de comedores se refiere. Pero en sus bitácoras también anexa recintos que, aunque no posean etiquetas altisonantes, “se han convertido en escudos tradicionales de un punto geográfico”.

Banquete turístico
Teniendo como hospedajes hoteles cinco estrellas y empalmando la misión degustadora a los tradicionales puntos turísticos relativos a la recreación, música, cultura, arqueología o historia, los Gourmet Adventure iniciados por Duarte, prometen todos los servicios: guías, transporte y, por supuesto, la alimentación, ya que la meta es despabilar los sentidos: “Son viajes muy dinámicos en el ámbito gastronómico. El que hicimos en marzo de 2009 duró siete días. Contratamos los mejores chefs, guías y hoteles”. El paquete incluyó “inspecciones a mercados, catas de papa -el alimento emblemático de Perú que se extiende a cuatro mil variantes-, talleres liderados por expertos, sondeos en mercados limeños y clases de gastronomía típica sucedidas en el Instituto Le Cordon Blue que fueron validadas con un certificado”, enumera.

Involucrarse en la elaboración de un pachamanca -ritual que alaba a la madre tierra cocinando alimentos en sus entrañas-, rodeados por una laguna situada a 13.500 pies de altura; visitar El Cusco o el sureño poblado arqueológico Ollantaytambo conocido por sus sabores andinos, pisar las salineras de Maras y luego Moray -terraza concéntrica que con tres mil años de antigüedad opera a modo de laboratorio en el que los incas adaptaban sus cultivos de coca a climas específicos-, así como testificar procesos de producción, adquirir cestería representativa, avistar faenas típicas nativas, sondear Lima, sus mercados, restaurantes y ceviches, además de disfrutar platos hechos a partir de cosechas colindantes, ejemplifica el carácter exhaustivo de estos recorridos que incluyen almuerzos, meriendas, picnics y cenas dilatadas hasta a cinco horas de goce. A fin de cuentas la misión es “participar en un tren intensivo gastronómico que involucre la historia de la mesa anfitriona”, visión a repetirse en septiembre de 2009 con una modificación: el objetivo será rastrear los platos más emblemáticos de la comida callejera peruana. Pero si algo llama la atención de esta oferta es que sus lineamientos son “eco friendly, por lo que los anotados no consumimos agua en botella plástica, ni producimos basura. Todo es reciclable y los alimentos son orgánicos”.

En los paquetes diseñados por Château Travel Services, de acuerdo a lo reseñado por Estevez, la diversión contempla estadías en los hoteles de la cadena Relais & Château, “city tours por las ciudades o poblados a escudriñar… Los fines de semana hacemos paseos en río, visitamos cuevas prehistóricas, granjas de gansos, fábricas artesanales de Foie gras, viñedos -donde somos recibidos por el dueño del château o por el wine maker-, y hasta vamos al Teatro Nacional de la Ópera en Bordeaux”, lo que quiere decir que los recorridos no dejan de lado los esplendores integrales del país en cuestión.
Mirabelli también adjunta en las agendas preparadas por su empresa circunstancias privilegiadas “como recorrer una estancia en medio de una pampa argentina, ver el proceso de faena del ganado, participar en la elaboración de un asado -con la consecuente explicación de sus diferentes técnicas-, o en clases culinarias, a lo que se suma un trato preferencial en cada una de las paradas y charlas”.

Trabajo de campo
Para armar estas sápidas coordenadas, las empresas que promueven el concepto se alían con especialistas en cada uno de las ciudades o países destino. Duarte cuenta con el apoyo de chefs y entendidos en Perú como el cocinero Gonzalo Angosto y el líder de Casa Ecológica del Cusco, Franco Neri, “ellos investigan y desarrollan el itinerario a seguir en base al concepto del viaje, son versados en la perspectiva culinaria de la nación”, detalla.

En la misma tónica tienen lugar las pesquisas de Esteva, quien afirma que “la selección de los sitios se fundamenta en nuestro bagaje y en los platos más significativos de cada uno de los restaurantes a explorar”, orientación entregada previamente a los integrantes con la misión de que se aproximen a los puntos a visitar, tarea “en la que invertimos un tiempo importante. Todo está definido, preparado y escogido con antelación, desde los menús y vinos hasta la asignación de las habitaciones. La labor logística previa es descomunal, cuando comienza la actividad todo se da con la precisión de un reloj suizo, sin que se sienta el apuro, es un verdadero concepto de todo incluido”, describe.

Mirabelli, revalida estas tácticas y refiere que las indagaciones “son fruto de un equipo multidisciplinario de colaboradores. Gracias a nuestra rica experiencia personal alrededor del mundo, se bosqueja un derrotero gastronómico que no olvida el abordaje de costumbres, materias primas, guías de restaurantes y consultas a expertos, teniendo como criterio que se trate de opciones interesantes, peculiares y de buena calidad”.

Futuro promisorio
Esteva confirma que el amplio abanico de variantes contempladas por este sector ha hecho que “cada día haya más aceptación por este tipo de turismo especializado”, beneplácito posible gracias a la propaganda “de boca en boca. El 40% de nuestros clientes son reincidentes”, fanaticada por la que la empresa ha efectuado durante el 2009 siete periplos, a diferencia de los tres completados en el 2008, “y ya tenemos a gente inscrita para el año que viene”, proyecta complacido Esteva.

Para la venezolana María Luisa Rios, periodista y editora desde hace cuatro años de Milsabores.net, quien ahora también organiza tours locales (Caracas), regionales e internacionales vinculados a la vertiente gastronómica -que fluctúan entre 20 y 50 personas, dependiendo del destino y el plan trazado-, el pulso de esta corriente transita en los neumáticos de la evolución: “La gente está fascinada y quiere inscribirse siempre en los siguientes recorridos. La aceptación ha sido excelente, tanto en la afiliación de los locales a visitar como en los turistas”, cuenta.

En su registro de puntos particulares, Mirabelli ratifica que la mayor motivación de estos desplazamientos “es la búsqueda de un sabor, rememorar experiencias, aromas y texturas”, generando un proceso de “fidelización natural de clientes que regresan para resucitar aquello que los hizo felices”.
 

Guiños

  • El costo promedio del viaje impulsado en marzo de 2009 por el chef peruano residente en Boston, José Duarte, propietario del comedor eco friendly Taranta, ascendió a 3.850 dólares por persona, valor que no incluyó del boleto aéreo. Para septiembre abrirá un nuevo periplo: Comida callejera del Perú o Perú Street Food, acercamiento más dinámico dirigido al adulto contemporáneo, el importe aproximado será de 2.950,00 dólares. Si estas alternativas no son de su interés, la gerencia puede activar viajes a pedido previa cotización, el principal requisito es que reunir a un mínimo de 12 personas. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / www.tarantarist.com
  • Sergio Esteva, líder de Chateau Travel Services con sede en Caracas, idea viajes a Francia y España. Cada periplo está integrado por unas seis o siete parejas que comparten sabores unos 10 días. El número de participantes asegura que “podamos brindar ese toque personal que nos distingue, adicionalmente muchos de los lugares donde comemos admiten esa cantidad máxima de comensales en sus áreas privadas y entre menos personas se da una mejor integración”. Inscribirse en estas rutas sibaritas requiere de una inversión aproximada de siete mil dólares, monto que no contempla el valor del pasaje. Para otoño prevén la próxima salida. Contacto: 0414.305.79.96 - 0412. 305.79.96. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • María Luisa Rios, propietaria de la empresa Producciones Mil Sabores, traza tours gastronómicos que oscilan entre cuatro horas y 10 días. Teniendo como filosofía sorprender a sus inscritos, es hermética en especificar los detalles de su concepto. Contacto: 0412. 211.33.11. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Víctor Moreno Duque, profesor e investigador en materia culinaria, se ha enlazado a la empresa caraqueña Alitour con el fin de dar vuelo a traslados que tienen como foco las hornillas y la buena mesa. El más reciente viaje tuvo lugar en España y en él se anotaron renombrados chefs criollos y aficionados para asistir al evento más importante del sector: Madrid Fusión. Contacto: 0414. 319.59.55. E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Florencia Mirabelli, editora del site Saboraviajes.com apunta que, “según las encuestas, del casi 100% de los turistas que deciden comer fuera sitúan al rubro gastronómico dentro de las tres actividades más gratificantes y divertidas del viaje. El sector culinario tiene como valor agregado que puede explorarse las 24 horas del día durante todo el año”. Abierta a todo requerimiento, planifica periplos a Buenos Aires, San Francisco y Estados Unidos, entre otras geografías. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / Site: www.saboraviajes.com

 

Autor: Revista CG Publicado el: Septiembre 2009